martes, 29 de marzo de 2011

Presencié la luna...


hay existencias que nos premian cada segundo,
hay sueños que decoran sin cesar...
y suelen tener bajos intereses,
pero profundos réditos....

así las cotejo con lo único que puedo… tu mirada,
con aquellos mis trozos de abrazos, todavía sin terminar,

y comprendo que aún ha de venir una pasión,
que por eso la espero, acunando letras,
haciendo susurros… con latidos ecuánimes,
con voces que arrullan… y calman a los duendes,

presencié la luna,
sí… lo admito,
con el alma de lobo triste,
con la mirada relejada,
y musité un nombre de noria,
de ruleta rusa dispersa…
de fuego artificial estallado,
que no es de nadie en concreto
pero ocupa el cielo de todos,

así duermen mis labios,
semi ocultos… entre la maleza de los días,
aguardando la eclosión de un resquicio de luz,
que se atreva a emerger desde la piel latente,

y espero comprender algún día
porqué la agudeza visual se cansa,
y las letras oscilan… como péndulos de perdón,

ellas sabiendo… y yo calmando los presagios,
desde detrás de estas letras rotas…
que intentan sin disimulo, adular a tu ser,
partiendo entonces de tu mirada
una densidad reminiscente,
que sabe volverme sólido… y atravesado.

Aún troceo libertad liviana… para una brisa decidida.

16 comentarios:

  1. Abrazos y besos que duermen sensaciones llenas de vida y amor.

    besiño.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso todo el poema.
    Yo miraría la luna, las letras, las sensaciones, con tranquilidad y admirando su belleza para que no se cansen los ojos y no oscilen las letras. Precioso Sil!.

    La entrada anterior me encantó también, ahora no recuerdo el título, después de escribir miraré a ver.

    Besos Sir
    Jacquie.

    ResponderEliminar
  3. Un gran poema, encantado de leer sus letras...

    ResponderEliminar
  4. y comprendo que aún ha de venir una pasión,
    que por eso la espero, acunando letras,
    haciendo susurros… con latidos ecuánimes,
    con voces que arrullan… y calman a los duendes,


    Como me ha gustado este poema... Yo también presencie la Luna.

    Un beso Sir

    ResponderEliminar
  5. Hola Sir Bran, precioso el poema entero amigo, todo en él es puro sentimiento, un contexto realmente bello que hace más aún si cabe tus dotes de buen poeta, y sin olvidar la bellísima imagen que nos dejas.
    Te dejo mis felicitaciones y un abrazo en la distancia.

    ResponderEliminar
  6. Ay Sir que bonito; hay existencias que nos premian cada segundo,
    hay sueños que decoran sin cesar...
    y suelen tener bajos intereses,
    pero profundos réditos....
    Que bello¡
    Un besiño,
    Rosa María

    ResponderEliminar
  7. Sólo le falta una cosilla, un punteo chulaino de guitarra de fondo, triunfa de fijo.

    Precioso!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Cada quién da de lo que posee, así pues estimado Sir, tu existencia se hace edificante a través de tan bellas letras proyectándote infinito, que grato resguardarse en este plácido lugar; una dádiva invaluable que llena de regocijo, gracias por permitirme visitar tu casa.

    A.

    ResponderEliminar
  9. Una luna que alumbra sueños
    y en la brisa...
    un susurro, un latido.

    Tú sabes combinar
    de forma bella,
    pasión y verso.

    Un biquiño.

    ResponderEliminar
  10. Presencié la Luna. Y hasta la Noche.
    Porque insisto en que Selene está sobrevalorada.
    Tantos deseos pendientes...
    Pero la Nix es otra cosa. Más madre.

    Será que tener el corazón roto híper-sensibiliza.

    No me lo tengas en cuenta. Me duele todo.

    Bicos de paseo.

    ResponderEliminar
  11. "...presencié la luna
    si...lo admito,
    con el alma de lobo triste,..."

    Hay noches así y tienen su encantadora belleza melancólica.

    Un abrazo Sir Bran

    ResponderEliminar
  12. la mirada… la mirada!
    nada más bello que la inocencia de una mirada
    la mirada queda absorta ante la luna, aunque los mundos se desordenen
    y los labios duermen para no alterar el mirar…
    y el mirar no se cansa sino que abre la puerta para que entren las sensaciones, para que anide dentro la calma y el silencio y sin darnos cuenta deja atrás el objeto de su mirar para descubrir la llegada de lo contemplado…

    no queramos apresar su entrada, no debemos aprisionar lo mirado… sólo dejar que entre y nos abrace el alma

    Sir la mirada se nos regala, dejemos que ella nos dé las sensaciones... besiños

    ResponderEliminar