lunes, 13 de enero de 2014

Dudas agotadas...

Enséñame a tocar el aire guardado
que previamente has encendido

dime como se lo desarma
para que no me convierta en títere

aunque te confiese abiertamente
que no deseo utilizar recurso alguno

enséñame a atenuar la ausencia
que enana del silencio sin dueño

e instrúyeme para somatizar su veneno
desde la dosis mínima a la más letal

aunque admita que me gusta sentirlo
cuando me recorre las arterias de la voz

quisiera poder mirar de la misma forma
a tu presencia que a tu ausencia… 

y se hace de noche con crueldad… 
entre tu aire y mi falta de respiración.

.

9 comentarios:

  1. Regalar aliento; regalar la palabra antídoto que anule la quemadura atroz del veneno; regalar aliento...Regalar presencia (aun en la distancia); tornar música los silencios... regalar aliento...

    ResponderEliminar
  2. "Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella", decía Cortázar.
    Me gusta tu poema :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No existe la crueldad, se rompe en la belleza de tus palabras, en cada canto de amor en ausencia. Bello, siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta entrelazar los dedos en esta ausencia que pide ser atenuada, y en este silencio que ahoga y quita la respuración. Dime yu si lo descubres como se mira la ausencia sin que haga daño.
    Un abrazo fuerte, y estoy feliz de volver a leerte

    ResponderEliminar
  5. Amigo Sir Bran: Espero y deseo que est´s bien. Ya me contarás.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro
    Bello poema entrelazando dudas, amor y esperas.

    ResponderEliminar
  6. Sir Bran, pasear por estos versos e impregnarse de tu exquisita sensibilidad es una hermosa experiencia y un ejercicio emotivo que muscula el alma.
    Un placer descubrirte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Caí aquí por casualidad y ha sido un inmenso placer leer tan bello poema; aunque un poco melancólico, no le quita ni un ápice de belleza.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Por mucho que te cuenten o te expliquen, el latir de fondo de tu corazón seguirá yendo por libre.

    Hermoso.

    ResponderEliminar